Conducir en Mal Clima

¿Cómo manejar bajo condiciones climáticas extremas?

Aunque la Argentina se encuentra en un lugar privilegiado del planeta y se mantiene protegida de las peores furias de la naturaleza, como maremotos, terremotos, tsunamis o huracanes por nombrar algunos, las catástrofes naturales también pueden amenazar nuestro territorio y los fenómenos meteorológicos han tomado un protagonismo notable en los últimos años.

Todos sabemos que manejar durante una tormenta fuerte u otra situación adversa, no es tarea fácil ni recomendada. Más allá de la condición que presente la ruta, el primer consejo es tener sentido común y precaución. Siempre es ideal mantenerse informado sobre los cambios climáticos, sobretodo cuando está a punto de embarcarse en un nuevo trayecto. Diversas organizaciones automovilísticas afirman que a la hora de salir a manejar, muchos conductores subestiman los peligros de un clima lluvioso. Por lo tanto, ante situaciones climáticas adversas, es importante que los conductores sigan una serie de consejos que lo ayudarán a protegerse de estos fenómenos climáticos.

¿Cómo comportarse frente a una tormenta?

Lo primero y principal es tener criterio común y si la situación es realmente grave, regresar al lugar del que salió. Si no está seguro, deténgase y vuelva por caminos conocidos.

1. Encienda el limpiaparabrisas a velocidad máxima, baje las luces para no encandilar a otros conductores y encienda el desempañador para eliminar la condensación.

2. Si el clima empeora, vaya a un lugar protegido, como estacionamientos o estaciones de servicio.

3. Si el cordón de la vereda no llega a verse, quiere decir que el agua tiene al menos 15 cm de profundidad. En ese caso, es recomendable que se detenga hasta que la tormenta pare o no sea tan fuerte.

¿Cómo manejar con niebla?

1. Reduzca la velocidad, baje las luces y prenda las luces antiniebla. Las luces de posición no son lo suficientemente brillantes y las luces altas encandilan

2. Encienda el limpiaparabrisas y el desempañador para mejorar la visión

3. Manténgase al menos a dos segundos de distancia del auto de adelante y a tres segundos cuando la niebla es densa

Más allá de estos fenómenos más complicados, las lluvias de menor intensidad también son causales de graves accidentes que no siempre los conductores prevén. Lamentablemente, tres de cuatro muertes ocurridas en estas condiciones se deben a imprudencias del conductor. Tal es el caso de Emilio Minué, quien en febrero de este año sufrió un accidente automovilístico durante un día de lluvia, cuando regresaba de la costa argentina a Buenos Aires, por la Ruta Provincial Número 2. “Era un día de lluvia de verano, el piso estaba muy resbaladizo y perdí el control del auto, se había trabado la columna de dirección”, cuenta Emilio. Además agrega que “el auto hizo trompo, dio dos vueltas, cayó en la zanja y quedó apoyado sobre la puerta del conductor por lo que tuve que salir por la puerta del acompañante”. Si bien no sufrió mayores daños, hoy resalta que cuando tiene que hacer un viaje largo “nunca más” lo hace durante una tormenta, y que siempre chequea el pronóstico del clima y el estado general del auto antes de salir.

No podemos manejar el clima pero sí podemos controlar adaptar nuestra conducción a él. Manejar bajo condiciones adversas no es imposible, pero sí es necesario tener en cuenta todas las medidas de seguridad posibles. Es vital estar siempre concentrados y prestar atención al resto de los conductores y peatones, mantener siempre un buen nivel de precaución y atención nos ayudará a tener un trayecto seguro.