Prueba del Audi Q3 1.4 TFSI

Tuvimos la oportunidad de testear el SUV más pequeño de Audi. Se destaca por su confort de marcha y la combinación entre la motorización TFSI de 150 caballos de potencia con la transmisión automática S Tronic. ¿Su precio? Desde los u$s48.000-.

Lejos en el tiempo quedó la presentación del prototipo Audi Cross Coupe, que anticipaba como serían las líneas de los primeros SUVs de la marca alemana. Pero al final, la historia terminó con el desarrollo de la serie Q que estuve “imaginada” sobre el concepto de ese particular modelo. Llegó al mercado mundial en 2011 y un año más tarde empezó su comercialización en el país, para hacerle frente a la BMW X1 y la Range Rover Evoque.

Sus dimensiones son: 4,39 metros de largo, 1,83 metros de ancho, 1,59 metros de alto y  la distancia entre ejes es de 2,60 metros. Estas medidas son similares a las de la Volkswagen Tiguan, vehículo que comparte plataforma.

La impresión es que es un SUV compacto y eso salta a la vista cuando te sentas en la plazas traseras y los espacios no son muy amplios. Está claro que es un vehículo que está pensado y desarrollado para el transito en ciudad y que sus capacidades off-road están preparadas para los usuarios que buscan un poco de aventura.

Audi Q3

En cuanto a diseño exterior, mantiene la línea de todos los modelos de la marca. Pero el Audi Q3, es un SUV con todas sus características: línea de cintura ascendte en los laterales y las barras cromadas en el techo que son más de estética que de uso habitual. Con respecto al modelo anterior, se rediseñaron las ópticas, los paragolpes, la parrilla y las llantas de 16 pulgadas. El baúl tiene una capacidad de 460 litros y cuenta con un auxilio temporal con llanta de chapa.

Los Audi son todos iguales y eso es bueno. Si uno se sienta en la butaca del conductor con los ojos tapados en cualquier vehículo de la marca va a ser difícil saber en cual estas sentado, aunque la Q3 tenga el volante deportivo multifuncional de cuero con diseño Q de tres radios.

La calidad de los materiales son de nivel premium y eso lo demuestra en los plásticos blandos con colores claros. Por encima de la consola central, se ubica la pantalla de 5,8 pulgadas que cuenta con el completísimo sistema Audi MMI Plus que, entre otras características, cuenta con el sistema de reconocimiento de señales de tránsito.

La posición de manejo es excelente y típica de un modelo SUV. Tanto la butaca como el volante se puede regular pero de manera manual. Las plazas traseras son cómodas pero creo que sólo caben dos adultos.

El Audi Q3 2016 está pensado para tener un confort de marcha de excelencia. En el transito citadino se mueve a la perfección por sus dimensiones y en las rutas y autopistas se comporta de buena manera por su esquema de suspensión y el sistema “Drive Select” que permite diferentes configuraciones: Confort, Normal y Dynamic, para modificar la respuesta del acelerador, la transmisión y la dureza de la dirección.

Audi Q3

Estas cualidades también vienen de la mano del motor turbo naftero de 1.4 litros y 150 caballos de potencia. La unidad a prueba estaba acoplada a la transmisión S-Tronic de doble embrague y seis marchas con la opción de la posición Sport para el uso de modo secuencial con levas al volante.

Las primeras marchas se sienten algo “pesadas”. Creo que eso se debe a que la Q3 está preparada para las personas que buscan un poco más de torque cuando están en modo off-road. Para esos caminos, equipa la tracción Quattro que actúa automáticamente dependiendo la superficie. Los restantes cinco cambios ya están configurados con una relación normal -casi imperceptibles- en busca de tener un reducido consumo de combustible.

Los números que nos arrojó, en ciclo combinado, después de poco más de 500 kilómetros es de: poco menos de ocho litros cada cien kilómetros. En ciudad, con un uso desmedido, puede llegar a los diez litros en la misma distancia. Su mejor rendimiento lo hace en ruta con algunas décimas por encima de los seis litros, pero para llegar a ese número hay que tener “piedad” con el pie derecho.

Al igual que todos los Audi, la Q3 tiene un sinfín de opcionales que hacen que cada cliente tenga “su” modelo. La unidad a prueba tenía una gran cantidad de elementos extras que aumentan su valor. La generosa lista de equipamiento puede ser desde el paquete de iluminación interior LED como las asistencias de manejo.

Su equipamiento de confort es completo si se tiene en cuenta todos los opcionales que se pueden agregar. Si uno compra el Audi Q3 como llega al mercado nacional, se va a llevar más de una sorpresas. De serie cuenta con: climatizador automático bi-zona, cierre centralizado de puertas por comando a distancia, volante multifunción recubierto en cuero y apoyabrazos central de butacas delanteras. De manera opcional suma: Llave de reconocimiento a distancia al conductor, encendido automático de luces y limpiaparabrisas, asientos delanteros calefaccionables, butaca de conductor con ajuste lumbar y el techo traslúcido panorámico.

El sistema de seguridad también sigue la línea de los opcionales. De serie equipa: Ganchos ISOFIX para ajustar silla de niños, frenos ABS con EBD, cuatro airbags, control de tracción y de estabilidad, luces de posición tipo LED y el freno de estacionamiento electromecánico. Opcionalmente puede incorporar: sistema de luces anti encandilamiento, dos airbags más, aviso de cambio de carril, faros de xenón, luces adaptativas en curvas, asistente sonoro para el estacionamiento, cámara posterior visualizadora del retroceso y sistema de asistencia al arranque en pendientes (HLA).

El Audi Q3 2016 es una buena opción para los usuarios que quieren salir de los modelos de marcas generalistas para subirse a un vehículo premium. Más allá de tener una colaboración con las nuevas reglas que impuso el Gobierno Nacional -la quita de impuestos-, los u$s51.000- que sale esta versión hace que pienses en varios modelos antes de llegar a la compra.

Está claro que un Audi siempre tiene sus características particulares que sus clientes destacan y no cambian por nada. El confort de marcha es una de sus prestaciones más relevantes y la calidad interior también esta por encima de la media. Ahora, la decisión es del comprador si quiere un modelo más grande de marca generalista o quedarse con el glamour que tiene un vehículo con los cuatro anillos en la parrilla delantera.