revisar a la hora de comprar un automóvil

¿Qué debemos revisar a la hora de comprar un automóvil?

La posibilidad de comprar un vehículo usado no se da todos los días. Por ese motivo, te contamos algunos detalles que deberás revisar cuando tengas la oportunidad de elegir tu próximo automóvil usado.

La compra de un auto siempre trae diferentes debates. Cuando algunos apuntan buscar un único modelo, teniendo en cuenta su posibilidad económica, otros son más precavidos y empiezan a fijarse los detalles de las diferentes posibilidades que pueden adquirir. Exterior, gastos de neumáticos, parabrisas, cuidado y manchas en el interior o el uso de los sistemas de confort, son algunas de los “temas” que debemos revisar a la hora de comprar nuestro próximo automóvil.

Por supuesto siempre nos conviene ir a conocer nuestra próxima comprar a la luz del día. Ahí es cuando podemos reconocer los defectos de la carrocería, si hay un repintado o el uso de los neumáticos. También revisando los niveles de aceite, el líquido refrigerante o el funcionamiento del aire acondicionado conoceremos si el cuidado del auto fue correcto.

Pero, sin meternos en las condiciones mecánicas, acá te contamos los detalles de cada uno de los ítems que debes revisar en la parte estética:

Exterior del vehículo: Al sol podemos encontrar los más mínimos detalles de la pintura. Con una mirada fina podremos saber si hay diferencias de color entre los diferentes paneles del vehículo. Además, siempre es bueno tener en cuenta las zonas bajas del automóvil para saber si la carrocería está bien cuidada.

revisar a la hora de comprar un automóvil

Neumáticos: Los neumáticos son el único punto de contacto del vehículo con el piso y es por eso que es uno de los puntos más importantes en cuanto a seguridad.

Pero… ¿Cómo examinamos el dibujo de los neumáticos? Lo más sencillo, cómodo y rápido es comprobar el desgaste con los testigos que éstos incorporan. Los hay de distintos tipos, pero los más frecuentes utilizan unos pequeños tacos en los surcos de la banda de rodadura, de forma que cuando el dibujo del neumático llega a ese indicador, es señal de que el neumático ha llegado al límite de uso. Ojo… tratemos de averiguar cuales son los indicadores de cada marca antes de ir a revisarlos.

Parabrisas: Suena lógico pero muchas veces no tomamos reparos en los inconvenientes que puede tener el parabrisas. A la habitual mirada por fuera siempre nos conviene agregar la inspección por dentro porque ahí es cuando encontramos todos los detalles. Ubicados en la butaca del conductor podremos encontrar si el parabrisas está astillado en las zonas más esquinadas.

Tapizados: Las manchas y los desgastes de los tapizados son una prueba fehaciente si los mismos fueron cuidados. Algunas características se pueden dar por los años del vehículo, pero otras como roturas o suciedad poco habitual se dan por un uso descuidado. A su vez, podemos sentir el aroma de los tapizados para saber si en el vehículo se fumaba o se transportaban mascotas.

Materiales del interior: Las terminaciones en plásticos de los autos son otra muestra del cuidado que puede tener el vehículo. Por este tema nos conviene fijarnos en el correcto funcionamiento de las manijas para la apertura de las puertas o de las perillas del aire acondicionado, ellas nos darán el veredicto sobre la condición del auto.

Los experimentados en la compra de autos pueden entender que estos recaudos sean algo sencillos y habituales pero seguramente para los que realizarán su primera transacción será una gran ayuda para poder decidir sobre diferentes opciones que pueden surgir a la hora de adquirir nuestro próximo usado.