revisón mecánica

Una previa revisón mecánica al comprar un auto

Más allá de preocuparnos por los detalles estéticos en la compra de un auto usado, siempre debemos tener en cuenta su condición mecánica para sellar la operación. La revisión mecánica para un inexperto puede resultar dificultosa pero aquí te contamos algunos “trucos” para saber, más o menos, en que condiciones está el vehículo elegido.

Cuando estamos en la búsqueda de nuestro próximo vehículo usado siempre los primeros que están bajo los requisitos que queremos nos parece la mejor opción. Muchas veces, la necesidad y el apuro hace que nuestra inversión no sea la más adecuada porque no revisamos como se debe las condiciones del automóvil seleccionado. Por eso siempre es bueno realizar una previa revisión mecánica al comprar un auto y aquí te damos algunos consejos para que puedas hacerla sin ningún tipo de ayuda.

VAMOS POR EL MOTOR

El primer paso es mirar e inspeccionar el motor. Lo más saludable es realizar una prueba de manejo, aunque sea en un tramo corto, así verificarás que encienda correctamente y no presente problemas o ruidos extraños. Ahí también podemos corroborar el uso correcto de la caja de cambios, de los frenos y de la dirección.

Una vez abierto el capot revisá si en el bloque del motor hay manchas oscuras de aceite porque eso indica la fuga de líquidos en una junta lo que deriva en un problema grave de mecánica. Cuando el motor esté totalmente limpio tene cuidado porque puede ser para “esconder” este inconveniente. También es recomendable tantear el deposito del líquido de los frenos y las diferentes correas y mangueras que no tienen que tener signos de secado. Un signo de cuidado y mantenimiento es que estos objetos este nuevos y flexibles.

¿ALGÚN HUMO NO HABITUAL?

Para continuar el examen mecánico podemos situarnos en la parte trasera para verificar el humo del escape. Muchas veces este ítem revela los daños internos en el proceso de los líquidos. Es importante calentar el motor y ahí verificar los olores extraños que puedan surgir por fugas de aceites, anticongelante y combustible. Otro truco es pasar tu dedo por el escape para saber cuanta suciedad con grasa nos encontramos.

PINTURA Y CARROCERÍA

El siguiente paso nos lleva a mirar debajo del auto para ver si encontramos óxido en la parte inferior de la carrocería. Se puede tener en cuenta los conectores del guardabarros con la carrocería para saber si el vehículo fue reparado. Nunca deben estar soldados sino atornillados. Lo mismo con la pintura de la carrocería. Pasá el dedo por los extremos de las uniones entre los paneles y sentí que todos las uniones tengan la misma sensibilidad.

revisón mecánica

SIEMPRE ES BUENO QUE EL AUTO FRENE

Los frenos también son “simples” de verificar con un tramo corto de conducción. En la prueba debemos presionándolos lo suficientemente fuerte para poder experimentar alguna vibración en el pedal o un ruido extraño. Si los frenos vibran, puede significar un cambio de pastillas o discos a la brevedad y eso no es una buena señal.

También en la prueba nos convendrá agarrar algún pozo para saber como funciona la suspensión. Si el paso por el bache es duro, puede ser que la suspensión no este trabajando de la mejor manera. Este es uno de los ítems que requiere más tacto del futuro comprador.

PEQUEÑAS COSAS

Por último, verificá el estado de las luces y todas las funciones del vehículo. El aire acondicionado y la calefacción por unos minutos, los sensores de estacionamiento, el sistema de audio y los cierres eléctricos. Un detalle no menor que a veces nos trae algunos dolores de cabeza.

La revisión de un auto usado no es simple. Muchas personas acuden a un profesional para saber las condiciones del próximo vehículo a comprar y eso es una buena ayuda. Lamentablemente algunos no tienen esa posibilidad y tendrán que resolverlo solos. Para ello, estas pequeñas ayudas que si las seguimos al pie de la letra nos dejará más convencidos a la hora de invertir en nuestro próximo automóvil.

¿Querés saber más?

¡Mirá esta guía de inspección al comprar un vehículo usado!